875
FB Twitter Instagram Linkedin
#EsoEsCuento
Home
/
Caso de Karen
Casos reales
Víctima.
La historia de Karen y cómo fue quebrantada como mujer

Buscando un nuevo sustento de vida y ganas de experimentar cosas nuevas, Karen decidió tomar la propuesta de una amiga, quien le comentó sobre una persona que, según ella, tenía una agencia de modelaje web cam y de tours con ciudadanos extranjeros. Una oferta que puede llamar la atención de muchas personas.

 

Luego de unos días pensando en las posibilidades de cambiar su vida, Karen llamó a dicho representante para obtener una entrevista personal y así poder lograr su propósito de un nuevo trabajo. Después de obtener la dirección, fue a ese lugar: era un apartamento y no una oficina. Primera señal de alerta.

 

Al entrar al apartamento, las apariencias de amabilidad por parte del señor eran todas falsas: le ofreció cordialmente un vaso de agua y comenzó a contarle sobre sus diferentes agencias a través de unas diapositivas que tenía en su televisor. Todo parecía real, pero estaba llenándose de engaños. Las chicas que se veían en las imágenes para el trabajo de web cam lucían reales, todo se trataba de bailes, disfraces y desnudos; sin embargo, ella mostró mayor interés por la agencia de tours, para lo que este supuesto agente le explicó que se trataba de hombres de otros países que hacían “rutas” por diferentes ciudades.

 

Para poder iniciar en ese mundo, necesitaba pasar una “prueba de desempeño”, Karen pensaba que se trataba de una prueba de glamour, pero estaba muy equivocada. Al no estar preparada para presentarla, solicitó asistir unos días después. Él accedió.

 

Pasaron dos días y Karen se volvió a presentar en esa puerta, para ella quizás hubiera sido mejor no hacerlo.

 

Luego de aceptar un segundo vaso de agua, aquella “prueba de desempeño” estaba apunto de efectuarse en la habitación del dueño del apartamento. “Vamos a empezar”, fue lo último que Karen recuerda con claridad, porque a pesar de negarse a los besos agresivos del hombre, a este no le importó. Ella se sentía muy débil, recuerda que había aceptado un vaso con agua, al cual le habían agregado una sustancia para dejarla sin fuerza. Él aprovechó para arrojarla a la cama, arrancarle los pantalones y quebrantarla como mujer.

 

Karen no le contó nada de esto a nadie, pues a pesar de su confusión, todavía tenía la ilusión de que la situación podría ser cierta… pero esa persona nunca más volvió a responder sus mensajes o llamadas, solo decía que le faltaban más pruebas de desempeño, a lo cual ella se negó.

 

¿Cuántas mujeres deben seguir sometiéndose a este tipo de engaños? ¡Denuncia! El destino está en tus manos y hablar es el primer camino.

Reporta un caso
con el respaldo de
Gobierno de Colombia
Fiscalía General de la Nación
Futuro Colombia
Policía Nacional
Superintendencia de Industria y Comercio
Migración
Unión Europea
Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito
GloAct
Organización Internacional para las Migraciones
Unicef
Colombia Vuela libre
Red PaPaz
Fundación Renacer
Avianca
Aeropuerto El Dorado
Así como Karen, muchos jóvenes son engañados y terminan siendo víctimas de explotación y trata de personas. ¡No te quedes callado, denuncia!