792
FB Twitter Instagram Google+ Linkedin

#EsoEsCuento

Línea
122
LÍNEA GRATUITA NACIONAL
01 8000 52 20 20
Escríbenos
Línea
122
LÍNEA GRATUITA NACIONAL
01 8000 52 20 20
Home
/
Caso real testimonio 8
Casos reales
¡La trata de personas no es un cuento!
Ser modelo webcam, una fachada más de la trata de personas

Al igual que los establecimientos dedicados a la prostitución, el negocio del sexo por webcam funciona, en muchas ocasiones, como una fachada detrás del delito de trata de personas con fines de explotación sexual y trabajo forzoso. En un principio, las víctimas acuden voluntariamente al lugar con la oferta laboral de modelo webcam, allí se les prometen salarios atractivos por seducir a través de la red, sin embargo, una vez son parte del negocio, las condiciones cambian y no se les permite renunciar. Así les ocurrió a cuarenta venezolanos engañados en Barranquilla. También lo notó una mujer que vive cerca de un sex shop, tienda en la que muchos de los clientes son inducidos a grabar videos con contenido sexual sugestivo y explícito.

 

De acuerdo a un artículo publicado en 2017 por el diario de economía y negocios Portafolio, en Colombia existían para tal año más de 20.000 modelos webcam, la mayoría en Medellín, aunque los estudios de trabajo y grabación se han propagado por todo el territorio nacional gracias a lo lucrativo que resulta dedicarse a este oficio. Con la promesa de recibir ingresos mensuales de hasta seis y ocho millones de pesos, decenas de mujeres y hombres son tentados a ejercer actividades sexuales en vivo. Una práctica legal en el país, que muchos integrantes de redes de trata de personas aprovechan para reclutar víctimas y ganar dinero, explotando sus cuerpos y distribuyendo el material audiovisual. Las páginas en las que se publican los videos suelen ser extranjeras.      

 

En Bogotá, una mujer conoció el testimonio de una joven que decidió ser modelo sexcam tras escuchar una propuesta en un sex shop que visitó. Su plan era realizar los videos por un par de meses en tanto reunía dinero, para después, alejarse de dicho trabajo. No obstante, no pudo hacerlo, pues los dueños del establecimiento amenazaron con enviar el contenido sexual protagonizado por ella a sus familiares y conocidos, una vez optó por retirarse. Así que, se vio obligada a continuar grabando este tipo de contenido para adultos, a pesar de que su remuneración no era tal como lo habían prometido, no respetaban su jornada laboral o voluntad, era forzada a realizar prácticas sexuales sin ninguna protección y se le maltrataba tanto física como emocionalmente. Se había convertido en una de las miles de víctimas de trata de personas en el mundo.

 

Según la información recopilada por Portafolio, alrededor de 80 millones de usuarios de Internet visitan alguna página webcam por día, lo que reafirma la demanda de este tipo de contenidos. ¿Quiénes los prefieren? En su mayoría los consumidores son hombres (85%),  muchos de ellos, quienes pagan aproximadamente 4 dólares por minuto por ver actividades sexuales en vivo, no conocen la realidad que sufren muchas mujeres y hombres detrás de los videos: una situación de esclavitud sexual de la que desean escapar.

 

Aunque quienes practican este oficio deben ser mayores de edad, niños, niñas y adolescentes son obligados a participar de los encuentros, circunstancia que demuestra lo ilegal del asunto.

 

El temor al qué dirá la sociedad, la familia y seres queridos, es lo que detiene a muchas víctimas a la hora de denunciar la realidad que soportan. En #EsoEsCuento no te juzgaremos, comunícate con nosotros y reporta tu caso o el de la persona que conoces es obligada a vivir esta situación. Nuestras líneas son confiables y anónimas, desde aquí te ayudaremos a recuperar tu vida. Llámanos gratis al 122 o 01 8000 52 2020. Es momento de combatir las redes de trata y revelar la verdadera cara de muchos negocios webcam. La trata y el tráfico de personas son dos delitos que vulneran por completo los derechos humanos de las víctimas. 

Reporta un caso
con el respaldo de
La trata de personas no es un cuento, si conoces algún caso y deseas denunciarlo ¡Contáctanos!