6
FB Twitter Instagram Linkedin

Infórmate sobre el tráfico de personas y explotación sexual

Home
/
Noticias
/
Derechos humanos vulnerados por la trata de personas
DERECHOS HUMANOS VULNERADOS POR LA TRATA DE PERSONAS

Si los derechos humanos fueran respetados por todos, la libertad y paz serían una realidad. Sin embargo, delitos como la trata de personas los vulneran a diario alrededor del mundo, sin importar condición sexual, religión, raza o género, por lo que ser víctima de algunas de éstas redes incurre en la violación de algunos derechos que te explicamos en la siguiente nota.

Los derechos humanos son inherentes a todas las personas sin distinción de sexo, nacionalidad, lugar de residencia, raza, etnia, religión, lengua, edad, condición social, convicciones políticas, situación económica o preferencias. Son derechos universales que, al respetarse, aseguran un entorno de libertad, equidad y paz. Sin embargo, diferentes agentes como las redes de trata de personas, los vulneran y violentan por completo, al igual que quienes están involucrados en cualquiera de sus fines.

 

La Declaración Universal de los Derechos Humanos se proclamó en París en 1948, después de observar en retrospectiva los daños que causó la Segunda Guerra Mundial. La proclamación fue hecha por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el objetivo de establecer los derechos que todos tenemos y que permiten una sana convivencia. Son 30 artículos, aunque todos son importantes, destacamos algunos que el delito de trata de personas transgrede, en medio de la ambición por lucrarse a costa del bienestar de las incontables víctimas:    

  • Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

 

Los captores y tratantes son personas inescrupulosas que suelen privar de la libertad a las víctimas de esclavitud sexual comercial y no comercial, tráfico ilegal de órganos y servidumbre o matrimonio servil. La privación de la libertad se da en condiciones insalubres que amenazan la integridad física de las víctimas, además de los abusos y secuelas emocionales que genera la experiencia.

 

  • Nadie será sometido a esclavitud ni a servidumbre, en ninguna de sus formas.

Dos de los fines de la trata de personas son la explotación sexual y la servidumbre, situaciones que van en contra de la dignidad humana y de la voluntad de las víctimas, quienes son forzadas a realizar actividades sexuales sugestivas o explícitas, y tareas del hogar sin ningún tipo de remuneración o, incluso, contacto familiar.   

 

  •  Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes

 

El sometimiento de las víctimas de explotación sexual, trabajo forzoso y servidumbre suele ser violento o bajo coerción, en la mayoría de casos sus condiciones de vida son degradantes. En un principio, muchos de los adolescentes, mujeres y hombres son captados bajo engaños y falsas promesas, para ser obligados a ejercer actividades por medio de tratos inhumanos y crueles.

 

  •  Toda persona tiene derecho a circular libremente, a salir de cualquier país y a regresar a su país

 

Es un derecho universal que impacta al libre desarrollo. Viajar a otra ciudad o país no debería representar un peligro o causar incertidumbre por no regresar. Sin embargo, las redes de trata imposibilitan este derecho al retener los documentos de identidad de las víctimas, sus tiquetes de regreso, dinero y dispositivos tecnológicos o de comunicación, a la vez de vigilarlas constantemente.

  • Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado

 

Un nivel de vida adecuado se refiere al acceso a salud, alimentación, vestido, asistencia médica, vivienda y servicios necesarios para tener bienestar personal y familiar, factores que son arrebatados por las redes de trata dedicadas, entre otros fines, a la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes, delito por el cual se abrieron 688 investigaciones entre 2016 y los primeros cinco meses de 2018, según información del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

 

Los derechos humanos deben ser respetados por todos los seres humanos y por los Estados, pues ellos son la base de la dignidad, justicia, paz y libertad a nivel local, nacional y global.

Cada uno de los ciudadanos del mundo debe exigir su reconocimiento y protección. Es una cuestión de todos, tal como precisa la Federación de Asociaciones en Defensa y Promoción de los Derechos Humanos citado en Consumer.es: “Si bien los Estados tienen la responsabilidad primordial de respetar, proteger e implementar los derechos como han sido codificados por la ley, la responsabilidad en materia de derechos humanos es compartida por todo tipo de actores, incluida la sociedad civil y los individuos”.    

 

La trata de mujeres, hombres, adolescentes y niños es un flagelo que vulnera sus derechos humanos e integridad física, emocional y mental, por ello denunciar la trata de personas es indispensable para penalizar a los responsables y devolverle las riendas de su vida a las víctimas. De tu mano somos más fuertes en la lucha contra este delito, informa tus sospechas o conocimiento sobre casos de trata aquí o a través de la línea gratuita nacional 01 8000 52 20 20.

La trata de personas es ilegal e incurre en varios delitos, si conoces algún caso contáctanos y denuncia.