786
FB Twitter Instagram Google+ Linkedin

#EsoEsCuento

Línea
122
LÍNEA GRATUITA NACIONAL
01 8000 52 20 20
Escríbenos
Línea
122
LÍNEA GRATUITA NACIONAL
01 8000 52 20 20
Home
/
Caso real testimonio 6
Casos reales
¡La trata de personas no es un cuento!
Niños, ancianos y minorías, víctimas de la mendicidad ajena

El pavimento exhala un calor impregnante que los conductores de la agitada ciudad perciben dentro de sus autos. Es un día soleado y desgastante que decenas de niños, miembros de comunidades étnicas, ancianos y personas en condición de discapacidad, deben soportar sin alimento, agua o, en algunas ocasiones, zapatos, mientras piden dinero a los transeúntes y conductores. Ellos son víctimas de trata de personas con la finalidad de mendicidad ajena.

 

El Zarco, como llaman al hombre que los ubica en diferentes vías, puentes y andenes de la ciudad, vive de la explotación de personas vulnerables: menores de edad, hombres y mujeres en su vejez, con problemas de salud o desplazados de sus regiones. Los días de este tratante transcurren entre las calles, vigilando a quienes él considera su mercancía. A cambio de unas cuantas monedas, el Zarco convence a sus víctimas o a los familiares de ellas para que supliquen por dinero. El monto que los niños y demás personas logran reunir, es reclamado cada tarde sin falta alguna.

 

El lucro por medio de la mendicidad tiene su fundamento en la inspiración de lástima, por ello las víctimas suelen ser parte de grupos sociales percibidos como indefensos. Es así como Mariana y Daniel terminaron siendo parte de este fenómeno. Por un lado, la niña de 12 años fue atropellada por un motociclista borracho que no se detuvo a auxiliarla, a causa del accidente, una lesión visible en su rodilla se convirtió en el principal instrumento para generar pena y conseguir dinero. El Zarco conserva la mayor parte de las “ganancias” y entrega el sobrante a sus padres, quienes, lastimosamente, están de acuerdo.

 

Por otra parte, Daniel es utilizado para la mendicidad debido a una limitación cognitiva que no le permite comunicarse ni moverse bien. Sobre su regazo reposan galletas y dulces que ofrece a las personas en la calle, quienes suelen compadecerse de su situación y pagar más de lo esperado por los alimentos. Aunque Daniel ya es mayor de edad, su familia lo somete a este delito de trata de personas, guardando una mínima parte del efectivo que le es regalado.

 

Los ciudadanos son emotivos y caritativos al advertir que una persona está en condición de vulnerabilidad en las calles. Su instinto es el de ayudarlos a través del dinero que guardan en sus bolsillos. Aunque para muchos este es un acto de generosidad y altruismo, en realidad se trata de una contribución monetaria a las redes de trata de personas, individuos inescrupulosos que se dedican a la mendicidad ajena.

 

Poner la lupa sobre esta situación es imperativo. La cotidianidad retrata casos como el de Mariana y Daniel en cada semáforo, rincón, cruce peatonal y plaza de las ciudades y sus poblaciones aledañas. El negocio es rentable para el Zarco y tantos delincuentes más que toman ventaja de los infortunios de otros y que, incluso, les exigen acentuar el hambre, la sed, el dolor y el desamparo, con el objetivo de recibir más efectivo.

 

Luchar contra esta finalidad de trata de personas es una tarea de todos. No contribuyas al lucro de los criminales y reporta estos casos que vulneran los derechos de muchos. La manera de ayudar a las víctimas de mendicidad ajena es alertando a las autoridades.

Reporta un caso
con el respaldo de
La trata de personas no es un cuento, si conoces algún caso y deseas denunciarlo ¡Contáctanos!